domingo, 28 de julio de 2013

¿Por qué mis músculos se mueven solos? Espamos musculares

OTROS SINTOMAS


A veces sientes como se mueve algún músculo sin que hayas dado la orden mental para que se mueva. Y se pone rígido o duele o te imposibilita caminar o utilizar el brazo o directamente te obliga a postrarte en la cama del dolor. Eso es un espasmo muscular o calambre.

Un espasmo muscular o calambre es una contracción repetida e involutaria de un músculo, que cortando el flujo sanguíneo en la zona, evita la relajación del músculo (haciendo que éste quede abultado y tenso) y produce dolor, molestia e incapacidad de usar ese músculo. Se asocia a veces con rigidez o temblores y puede ocurrir con temperaturas muy altas o muy bajas.

Los motivos más usuales en una persona sana para tener calambres o espamos musculares son el ejercicio intenso y los problemas de digestión debido a que ambos casos propician la falta de oxígeno en los músculos y nervios que puede producir ese dolor tan particular y molesto. También puede haber otros motivos como la tensión emocional (ansiedad por ejemplo), la nutrición inadecuada (sobretodo si es una dieta pobre en algunos microelementos esenciales para la función correcta del músculo como el magnesio), los vómitos excesivos (por el mismo motivo que el caso anterior) , las intoxicaciones alimentarias y como no, las enfermedades del sistema nervioso (como la parálisis cerebral, la enfermedad de Parkinson o nuestra bien conocida esclerosis múltiple).

Si sufres de esclerosis múltiple te has de ir haciendo a la idea que es normal que de vez en cuando tengas calambres y no son debidos a una mala alimentación o a la ansiedad sino al mal funcionamiento del sistema nervioso. No obstante, la mala alimentación, la tensión emocional y el ejercicio intenso pueden agravar los problemas derivados de esta enfermedad.

Dependiendo de si el espasmo es puntual (por ejemplo por un ejercicio excesivo en un momento dado) o si es crónico (por ejemplo como efecto de la esclerosis múltiple) el tratamiento varía. Existe medicación (antiinflamatorios y antiespasmódicos) para tratar los espasmos, aunque lo recomendable son unos hábitos de vida que disminuyan las posibilidades de tener calambres: descansar todo lo necesario, una hidratación adecuada (beber mucho líquido incluyendo bebidas isotónicas), una dieta equilibrada y rica en microelementos como el magnesio, calcio, sodio y potasio, realizar ejercicio suave (con calentamiento y estiramientos ) y sobretodo mantener una salud emocional correcta, evitando el estrés, la ansiedad, la ira y la cólera.

Así que cuidaos mucho y mantened hábitos de vida saludable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...